El estreno de Los Angeles Lakers en la pretemporada acabó con una amplia derrota por 95-114 frente a sus vecinos, Los Angeles Clippers, en un duelo que evidenció la falta de rodaje del equipo de Pau Gasol.

"Nos ha faltado chispa", admitió el español en los vestuarios al término del duelo. "Es la segunda vez que hemos tenido un partido así hasta ahora (cuenta el entrenamiento de hace unos días en el Galen Center, de Los Ángeles) y aún tenemos que acostumbrarnos a este ritmo; tenemos que hacer un esfuerzo mental para ser más agresivos en defensa y forzar tiros difíciles", añadió.

Los problemas defensivos fueron una constante durante el partido, aunque fueron especialmente palpables durante la segunda mitad.

"Podíamos haber jugado mejor, sin duda. Queremos enfatizar el hecho de que tenemos que hacer un mejor trabajo defensivo; son demasiados puntos encajados y la defensa debe ser nuestro sello", manifestó Gasol.

"Se tarda tiempo en ejecutar y realizar con fluidez un nuevo sistema en ataque, pero en defensa siempre debemos estar al cien por cien", agregó.

Acerca de la velocidad que imprimen a su juego los Clippers y otros equipos de la NBA el español señaló que los Lakers deben saber utilizar sus propias armas.

"Intentaremos correr lo que podamos, pero también aprovechar nuestras ventajas, como la fuerza, el tamaño, la veteranía y la experiencia; hay que saber buscar esas cosas", explicó el catalán.