La agencia nacional de atención de desastres informó el lunes que al menos 170 personas han muertos debido a deslizamientos e inundaciones en la segunda temporada de lluvias del año.

Además, al menos 130.000 casas han resultado averiadas y 1.147 totalmente destruidas desde el 1 de septiembre, cuando comenzó la segunda temporada de aguaceros, y hasta la jornada, agregó la oficina de emergencias en un comunicado.

En el 2010 el segundo período de lluvias provocó la muerte de 80 personas, según ha dicho la agencia.

La víspera fueron recuperados al menos dos cadáveres elevando a seis los muertos por un derrumbe ocurrido el 12 de diciembre en una zona rural del municipio La Cruz, en el departamento de Nariño y unos 470 kilómetros al suroeste de Bogotá. Según la agencia de atención de desastres aún hay nueve personas desaparecidas en La Cruz.

También el domingo, agregó la agencia, fueron ubicados los cuerpos de una niña de 10 años y una mujer de 40, que fueron arrastradas el jueves por la noche por la crecida del río Guachaca, en el departamento del Magdalena y a unos 750 kilómetros al norte de Bogotá. Todavía se trata de ubicar a tres personas dadas por desaparecidas tras el aumento del caudal del Guachaca.

El oficial Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM) ha dicho que para fines de este mes se espera una reducción de las lluvias y el comienzo del tradicional período seco de inicios de año. En Colombia se presentan dos temporadas de lluvias: la primera desde fines de marzo hasta fines de junio y la segunda a partir de septiembre y hasta diciembre.

Autoridades del gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha dicho que desde el 2010 y hasta inicios de este año el país vivió el más intenso fenómeno de La Niña --corrientes frías en el Pacífico que multiplicaron la cantidad de lluvia-- en cuatro décadas. Debido a la acumulación de agua en los suelos por la primera ola de lluvias, la agencia de atención de desastres ha dicho que se producen ahora mayores deslizamientos y derrumbes y de allí el mayor número de víctimas.