Una comedia social sobre un multimillonario tetrapléjico de refinados gustos y su cuidador procedente de un barrio desfavorecido ha logrado en Francia situarse, siete semanas después de su estreno, como la cuarta película más taquillera de la historia del cine galo, con 14 millones de espectadores.

Se trata de "Intouchables", interpretado por François Cluzet y por el cómico Omar Sy, que lidera con creces la recaudación de taquilla de este año en Francia con 21 millones de euros (unos 27 millones de dólares).

Escrito y dirigido por Olivier Nakache y Eric Toledano, el film superó a finales de noviembre los ocho millones de espectadores de "Rien à déclarer", de Dany Boon, convirtiéndose en el más visto del año, y desde entonces suma y sigue.

La película, basada en hechos reales, versa sobre la relación entre Philippe Pozzo di Borgo, rico empresario tetrapléjico tras un accidente de parapente, y su cuidador Driss, exrecluso de origen senegalés y proveniente de una barriada desfavorecida de las afueras de la capital francesa.

Para sorpresa de los propios productores y actores, el largometraje estrenado en Francia el pasado 2 de noviembre ya roza la cifra de espectadores alcanzada por "Astérix y Obélix: Misión Cleopatra" (2002), de 14,5 millones, y se coloca por detrás de la histórica "La Grande Vadrouille" (1966) y de "Bienvenue chez les Ch'tis" (2008), que acumulan respectivamente más de 17 y 20 millones de asistentes en sala.

Gracias a este éxito, los actores también han visto multiplicarse sus ingresos, ya que en su contrato estaba previsto que se embolsaran 10 céntimos por cada entrada.

"Intouchables" está basada en la historia real de Pozzo di Borgo, que en 2001 relató su testimonio en el libro "Le second souffle".

La venta de los derechos de su historia para llevarlos a la gran pantalla le reportó 500.000 euros (unos 650.000 dólares), que decidió donar a una asociación de ayuda a minusválidos en estado grave.

El éxito de la película en Francia ya ha atraído la atención de productores extranjeros, que han cerrado contratos por valor de 3,8 millones de euros (casi 5 millones de dólares) por los derechos de difusión en otros países.