Los ministros de Finanzas de la Unión Europea no lograron recaudar 200.000 millones de euros (261.000 millones de dólares) en nuevos créditos para el Fondo Monetario Internacional debido a que sólo cuatro de las 10 naciones que no utilizan al euro como moneda aceptaron aportar recursos a fin de reforzar la defensa de la eurozona frente a la crisis.

La eurozona proveerá 150.000 millones de euros adicionales al FMI mediante créditos bilaterales, afirmó el lunes en un comunicado el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, quien ha presidido las reuniones de los ministros de Finanzas de la unión monetaria.

Grecia, Irlanda y Portugal, que han recibido rescates financieros multimillonarios en euros, no estarán obligados a contribuir a los créditos para el FMI.

De las naciones que no utilizan al euro como moneda, sólo Dinamarca, Polonia, la República Checa y Suecia aportarán recursos adicionales al FMI — con sede en Washington_, dijo Juncker sin precisar cifras.

Polonia había dicho antes que aportaría alrededor de 6.000 millones de euros, en tanto que Dinamarca se había comprometido hace dos semanas a entregar 5.400 millones, lo cual deja patente que no se alcanzó el objetivo de los 200.000 millones de euros.

El fracaso para lograr la cantidad concertada hace 10 días durante una cumbre de la UE es indicio de ulteriores disensiones dentro de la Unión Europea, de 27 naciones.

En la cumbre, los 17 países de la eurozona también habían acordado un nuevo pacto que aumenta la disciplina fiscal a las naciones de la unión monetaria, a la que asuela desde los últimos dos años una crisis a causa del abultamiento de las deudas soberanas.

__

Sylvia Hui, en Londres, contribuyó a este despacho.