Violentas ventiscas de nieve que han provocado fatales accidentes y han paralizado las autopistas en cinco estados continuaban desplazándose dentro del territorio estadounidense en la madrugada del martes, mientras los pronósticos advertían que los viajes con motivos de las fiestas serían difíciles sino imposibles a través de la región.

Los hoteles se colmaron rápidamente a lo largo de las carreteras del este de Nuevo México hasta Kansas y el viaje a través de la región se dificultaba más.

Casi un centenar de llamados de los conductores pidiendo socorro en el norte del estado de Texas conforme empeoraban las condiciones de la tormenta invernal que obligó al cierre de la autopista Interestatal 25, la principal vía hacia el noreste de Santa Fe con ruta hacia Colorado, y un agente policial de Clayton, Cindy Blackwell dijo que sus teléfonos sonaban sin parar con llamadas de motoristas atascados en caminos rurales.

Por lo menos dos muertes ha causado la tormenta en el estado de Colorado. Un guardia y un reo murieron cuando una camioneta de la prisión perdió el control en una autopista con hielo en las llanuras de Colorado. Otros ocho presidiarios y un empleado de la cárcel fueron hospitalizados con heridas moderadas y serias, dijo la Patrulla Estatal de Colorado.

Desde Nuevo México y Texas hasta Oklahoma y Kansas, las condiciones climáticas han puesto a las cuadrillas de trabajadores de caminos en alerta y han hecho que los automovilistas busquen refugio.

Linda Pape, gerente general de un motel Super 8 en Nuevo México, dijo que estaba lleno de esquiadores decepcionados que han sido dirigidos a hoteles en Colorado y otras partes de Nuevo México.

Pape dijo que no es poco común para los esquiadores quedar atrapados durante el invierno y ella mantiene dos congeladores y un refrigerador llenos en caso de que cierren las carreteras.

"No están felices, pero no estamos dejando que pasen hambre", dijo.

La tormenta llega luego de que buena parte del país había tenido un otoño tranquilo. Con excepción de la tormenta de nieve de octubre que ocasionó 29 muertes en los estados de la Costa Este, ha habido poca lluvia o nieve. Muchas de las áreas azotadas el lunes estuvieron a temperaturas templadas de 15,5 grados Celsius (60 Fahrenheit) apenas 24 horas antes.

La nieve llegó a Oklahoma el lunes por la mañana, y se acumularon 3,8 centímetros (1,5 pulgadas) de nieve en una hora, dijo Vicki Roberts, la propietaria del pequeño hotel Black Mesa, en Kenton. Su hostal está en las faldas del Black Mesa, de 1.515 metros (4.973 pies) de altura, el punto más alto en Oklahoma. No podía verlo por la ventana.

"Uno no puede salir con esto. Nos quedaremos aquí. Si nos quedamos sin energía, simplemente leeremos un libro frente a la chimenea", dijo Roberts.

Viajar por la región era difícil. Nuevo México cerró una parte de la autopista interestatal 25, la ruta más importante que va del noreste de Santa Fe hacia Colorado, y la telefonista de la policía en Clayton, Cindy Blackwell, declaró que sus teléfonos no dejaban de sonar con llamadas de numerosos conductores en caminos rurales.

Bill Cook, quien trabaja en Best Western en Clayton, dijo que no había visto una tormenta como esta desde los años 70 cuando el ganado tuvo que ser trasladado en helicópteros y la Guardia Nacional tuvo que venir a ayudar. El hotel de Cook estaba lleno este lunes con personas "felices de tener una habitación" y algunos de los niños estaban jugando afuera en la nieve.

Keith Barras, propietario del Hotel Eklund, un punto de referencia en Clayton desde 1890, dijo que sus huéspedes estaban pululando felizmente por el lobby y esperaba tener cupo lleno para la medianoche.

"Tenemos muchos juegos de mesa, uno de nuestros huéspedes tiene una guitarra y nosotros tenemos un piano, así que habrá una fiesta esta noche", dijo Barras.

Virginia Kepley, de 73 años, pasó el lunes por la tarde horneando pan de calabaza para darlo como regalo navideño mientras la nieve caía en su granja cerca de Ulysses, Kansas.

"Decidí tratar de hacer todo lo que pueda hoy en caso de que la electricidad se vaya y no pueda cocinar más mañana".

Para el lunes en la tarde, la nieve había cerrado las autopistas importantes alrededor de Amarillo, Texas. Para el martes por la mañana se esperan varios centímetros (pulgadas) de nieve.

___

Hegeman reportó desde Wichita, Kansas. Los periodistas de The Associated Press Jeri Clausing en Albuquerque, Nuevo México; Juan Carlos Llorca en El Paso, Texas; y Tim Talley en Oklahoma City colaboraron con este reporte.