El líder conservador Mariano Rajoy anunció hoy que, a partir del próximo 1 de enero de 2012, actualizará las pensiones de los jubilados en España, para que recuperen su capacidad adquisitiva.

En el discurso de investidura que pronuncia en el Congreso de los Diputados como próximo presidente del Gobierno, Rajoy subrayó que la de las pensiones será "la única partida que se revisará al alza", la "única y exclusiva", mientras que las otras podrán ser revisadas a la baja.

La promesa de Rajoy responde a la medida adoptada por el Gobierno socialista saliente de José Luis Rodríguez Zapatero de congelar en 2011 las pensiones contributivas, entre otras decisiones para reducir el déficit, una de las más criticadas por la sociedad española y la oposición.

El próximo jefe de Gobierno -que debe ser votado mañana en la cámara baja del Parlamento tras concluir el debate de investidura- afirmó que, para evitar el vacío legal, su Ejecutivo prorrogará para el próximo año el presupuesto de 2011, y a partir de ahí se harán las revisiones.