El presidente del Consejo de Ministros Oscar Valdés dijo el lunes que Perú es un país pacífico que desea vivir en armonía con Chile, un día después que expresara preocupación por un posible "escenario militar" en el caso de un fallo adverso a Chile en el litigio que sostienen ambos países por los límites marítimos.

"Nosotros queremos vivir en armonía con Chile. Es un país vecino... creemos que juntos debemos enfrentar problemas comunes como la pobreza, así como con Ecuador, Colombia, Brasil", dijo Valdés en una entrevista con la emisora Radioprogramas.

Su tono fue más conciliador que en la víspera, cuando en declaraciones al programa "ADN político" de Canal N expresó que existe desconfianza sobre la posible reacción de Chile a un fallo adverso de la Corte Internacional de Justicia de La Haya donde se ventila el diferendo marítimo entre ambos países.

"Tenemos razones suficientes para desconfiar... Chile no ha sido un país que ha cumplido los tratados fielmente como ha sido el Perú", dijo Valdés, un ex coronel del ejército. Agregó que "mientras exista el hombre sobre la tierra, nunca se va a descartar un escenario militar... El Perú siempre va a tener en cuenta (eso)".

Valdés señaló que debe preocupar a Perú todo lo que hagan los países vecinos y sobretodo si Chile compra tanques Leopard, F-16, submarinos y satélites.

"Todos los estados para mantenerse sanos y salvos toman medidas que son acordes a lo que hace la parte contraria. No se olvide que los países no son amigos. Nos unen simplemente intereses", remarcó.

Estas declaraciones de Valdés van en la misma línea que las expresiones del ministro de Defensa de Chile Andrés Allamand, quien expresó días atrás que Chile debía estar preparado militarmente ya que, según anticipó, la relación entre ambos países será difícil en 2012 cuando se inicie la etapa oral en el litigio marítimo.

Valdés, no obstante, suavizó su discurso el lunes, aclarando que Perú no tiene ninguna intención de iniciar una carrera armamentista y siempre ha tratado "de mantener la paz en Sudamérica".

"Ojalá soplen nuevos vientos y la actitud del presidente (de Chile Sebastián) Piñera de aceptar el fallo en La Haya sea así. Tenemos problemas comunes que resolver como la lucha contra el narcotráfico, contrabando, entonces no es momento para que nos dediquemos a fabricar guerras", manifestó.

Piñera expresó anteriormente que su país acatará el fallo del tribunal internacional cualquiera que sea.

Perú demandó a Chile en enero de 2008 ante la Corte Internacional y pidió a ese tribunal que dirima en una controversia por los límites marítimos.

El estado peruano afirma que la delimitación marítima es un tema pendiente y Chile considera que la frontera marítima quedó establecida en dos tratados internacionales de 1952 y 1954.