Corea del Norte anunció el lunes la muerte del líder supremo Kim Jong Il e instó a su pueblo a unirse detrás de su joven hijo y heredero, mientras el mundo observaba en busca de señales de inestabilidad en un país que desarrolla armas nucleares.

Corea del Sur lanzó una alerta para su ejército, dado que enfrenta las fuerzas armadas del norte, que cuentan con 1,2 millones de uniformados, mientras que el presidente estadounidense Barack Obama y el presidente surcoreano Lee Myung-bak acordaron en una conversación telefónica vigilar de cerca los acontecimientos y cooperar.

La gente en las calles de la capital norcoreana, Pyongyang, rompió en llanto cuando conoció la noticia de que su "Querido Líder" había muerto el sábado a la edad de 69 años a causa de una insuficiencia cardíaca durante el ejercicio de sus funciones oficiales en un viaje en tren.

"Murió demasiado pronto, para nuestro profundo pesar", dijo un comunicado difundido por la agencia oficial del norte, la Agencia Central de Noticias Coreana. "El corazón de Kim Jong Il dejó de latir, pero su noble nombre e imagen benevolente siempre serán recordados por nuestro ejército y pueblo".

Si bien no hubo una declaración inmediata sobre la sucesión oficial, había claros indicios de que el veinteañero hijo de Kim, Kim Jong Un, estaría a cargo.

El norte dijo en un despacho que el pueblo y los militares "se han comprometido a mantener el liderazgo del camarada Kim Jong Un" y lo llamó un "gran sucesor" de la filosofía revolucionaria del país, conocida como 'juche', o autosuficiencia.

"Bajo el liderazgo del camarada Kim Jong Un, tenemos que cambiar la tristeza por la fuerza y el coraje y superar las dificultades de hoy", dijo Corea del Norte.

No estaba claro de inmediato qué efecto tendría la muerte de Kim sobre los recientes esfuerzos para volver a entablar conversaciones nucleares con Corea del Norte, encaminadas a intercambiar ayuda a cambio del compromiso de desarme del norte.

Los surcoreanos expresaron su preocupación por la noticia — el funcionario parlamentario Lee Kyu-yun dijo que estaba pensando en abastecerse de alimentos en caso de crecientes tensiones militares — mientras que un analista señaló que era poco probable que la muerte de Kim hundiera al país en el caos debido a que ya se estaba preparando para una transición.

"No habrá ninguna emergencia en el norte, al menos en los próximos meses", dijo Baek Seung-joo, del estatal Instituto de Análisis de Defensa de Corea, en Corea del Sur.

Kim Jong Il reveló a su tercer hijo Kim Jong Un como su sucesor hace un año, cuando lo instaló en puestos de alto rango. Poco se sabe sobre el más joven de los Kim, quien se presume tiene menos de 30 años.

Kim Jong Un a menudo acompañó a su padre en sus viajes por todo el país en el último año. Kim Jong Il heredó el poder de su padre, el venerado fundador de Corea del Norte Kim Il Sung, fallecido en 1994.

El norte dijo que llevaría el cadáver de Kim al palacio monumento Kumsusan en Pyongyang y celebraría un período de duelo nacional hasta el 29 de diciembre, cuando "todas las personas en la nación emplearán tres minutos en una oración silenciosa".

El funeral de Kim se celebrará el 28 de diciembre, dijo, y añadió que cualquier tipo de entretenimiento sería prohibido durante el período de luto y que el país no aceptaría "delegaciones extranjeras que esperan expresar sus condolencias".

El tránsito en la capital norcoreana fluía como de costumbre el lunes. Un extranjero contactado en el hotel Koryo de Pyongyang dijo que el personal estaba llorando.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino