La actriz uruguaya Natalia Oreiro es la protagonista de una nueva campaña de Greenpeace en defensa de la conservación de los bosques, en la que aparece desnuda, luciendo su avanzado embarazo y con imágenes de bosques reflejadas en su cuerpo.

"El bosque es vida. Contiene más de la mitad de la biodiversidad del planeta. En Argentina cada 2 minutos desaparece una hectárea de bosque nativo. Ya perdimos el 70 por ciento de nuestros bosques y selvas originales. Quiero que mi hijo conozca los bosques", señaló la actriz, de 34 años, en una entrevista concedida a la ONG, con la que colabora habitualmente, y difundida hoy junto a la imagen.

La fotografía que protagoniza la campaña, en la que aparece de perfil, sujetándose la panza con una mano y tapándose el pecho con la otra, es la primera en la que se puede ver el avanzado estado de gestación de Oreiro.

La actriz confiesa que decidió que fuera la organización ambientalista y una causa social la que tuviera esta suerte de exclusiva porque "quería registrar este momento en una imagen que valga la pena".

"Proyectar un bosque sobre mi panza y mi piel refleja mi intención de seguir luchando por un ambiente más sano y pasarle este legado a mi hijo. Algunas mamás les cantan a sus bebés, otras les tejen. Yo le regalé un bosque, porque no puede pensar en un lugar más lleno de vida y energía", afirmó la intérprete, que en 2012 va a ser madre por primera vez de un niño al que va a llamar Merlín.

En su opinión, "los bosques son un patrimonio natural fundamental", "maravillosos e indispensables. Sus recursos no pueden ser explotados indiscriminadamente", advirtió.

La actriz asegura que desde hace tiempo está comprometida con Greenpeace, que lleva adelante una intensa campaña en Argentina para la conservación de los bosques, para "parar este atropello" al medio ambiente, porque considera que los artistas pueden "ser un puente para ayudar a activar esa conciencia social".

"Creo que lo mejor que podemos hacer los padres para inculcar valores a nuestros hijos es dar el ejemplo. Estoy convencida que hay que hacer algo por nuestro planeta y quiero que mi hijo sepa que su mamá no se va a quedar de brazos cruzados", aseveró.

Oreiro, radicada en Buenos Aires desde hace años, está casada desde 2002 con Ricardo Mollo, guitarrista y cantante de la banda argentina de rock Divididos y padre dos hijas de una relación anterior.