Un miembro de alto rango del Cártel del Golfo, organización mexicana de narcotráfico, estaba huyendo de "una muerte segura" cuando fue atrapado por agentes de la Patrulla Fronteriza en posesión de una pistola chapada en oro, cocaína y aproximadamente 20.000 dólares, según documentos de la corte.

Los documentos presentados el lunes revelan que José Luis Zúñiga Hernández — también conocido como "Comandante Güicho" — admitió su participación en las operaciones de tráfico de marihuana del cártel. Además, durante cuatro interrogatorios extensos, Zúñiga proporcionó a agentes federales estadounidenses información importante sobre la organización delictiva.

Pero el abogado de Zúñiga argumentó en una moción que esos interrogatorios fueron coaccionados. Estos ocurrieron en octubre después de que la Patrulla Fronteriza aprehendió a Zúñiga y otros cuatro hombres cerca del río Bravo.

Zúñiga está acusado de reingresar ilegalmente a Estados Unidos y de posesión de un arma de fuego. Se declaró inocente.