El rector de la Universidad de Florida A&M mantendrá su cargo debido a que el patronato de la institución rechazó la demanda del gobernador estatal, Rick Scott, de que James Ammons fuera suspendido mientras se investiga la muerte en una novatada de un integrante de la banda de música de la escuela.

La decisión fue anunciada el lunes, tres días después de que el médico forense determinara que la muerte de Robert Champion, ocurrida el 19 de noviembre, fue un homicidio.

Según las autoridades, Champion recibió una golpiza que le causó una hemorragia interna, quedó conmocionado y murió antes de que pasara una hora.

"Nos mantendremos firmes frente a la influencia externa, al margen de que sea bien intencionada", dijo Solomon Badger, presidente del patronato de la Universidad de Florida A&M (FAMU por sus siglas en inglés), durante una teleconferencia.

El gobernador Scott dijo que acatará la decisión del patronato.

El forense en Orlando determinó que Champion tenía contusiones en el pecho, brazos, hombro y espalda y que sufrió hemorragia interna. No se han presentado cargos formales.

La muerte de Champion sacó a la luz las novatadas que durante años han sido una práctica que ha afectado a la banda de música de la escuela y en las que numerosos estudiantes han resultado lesionados.