La matriz holandesa Swedish Automobile presentó hoy una solicitud de quiebra de su filial Saab Automobile ante el tribunal de Vänersborg (Suecia) por la imposibilidad de asegurar la viabilidad económica del fabricante de vehículos sueco.

La decisión obedece a que la china Youngman, con la que tenía un acuerdo de venta de Saab Automobile, ha renunciado a la operación tras no poder llegar a un acuerdo con General Motors, antigua dueña de la firma y todavía propietaria intelectual de la tecnología del fabricante sueco.

Se espera que el tribunal, que hoy debía decidir sobre la continuidad del proceso de reestructuración al que estaba sometida la firma sueca, adopte una resolución sobre la solicitud de quiebra en las próximas horas.