La Interpol publicó hoy la petición de captura del destituido juez argentino Otilio Romano, quien se refugió en Chile luego de ser acusado como cómplice de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura de su país.

Romano, de 68 años, es buscado por "crímenes contra la humanidad", indica la web de la fuerza de seguridad internacional, que situó al exjuez en la lista de presuntos delincuentes más buscados.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció el viernes que su país pedirá la extradición de Romano, procesado como cómplice de secuestros, torturas y desapariciones de personas cometidos durante el régimen militar (1976-1983) cuando fue fiscal en Mendoza (oeste), capital de la provincia homónima y vecina a Chile.

El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados había destituido el jueves a Romano como miembro de un tribunal de alzada de Mendoza debido al "mal desempeño" de sus funciones y "posible comisión de delitos".

En agosto pasado, cuando se le citó para que respondiera a los cargos en su contra, Romano escapó a Chile, donde obtuvo una visa temporal luego de solicitar refugio.