El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, no cuenta con una aportación de Estados Unidos a la nueva línea de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) para los países de la zona euro en apuros.

La correlación de fuerzas en ese país no permite pensar en una contribución estadounidense, ya que cualquier crédito bilateral al FMI debe pasar por la aprobación del Congreso, afirmó Schäuble hoy en declaración a la radio pública alemana.

El titular de Finanzas hizo estas afirmaciones ante la conferencia telefónica que este lunes mantendrán los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro para abordar los resultados de la cumbre de la UE del pasado 8 y 9 de diciembre, en Bruselas.

Entre otras cuestiones, en la conferencia se abordará la creación de la nueva línea de crédito del FMI para los países con problemas, para la que se prevén hasta 200.000 millones de euros.

La contribución de Alemania se estima en 45.000 millones de euros, lo que topa con recelos del Bundesbank (banco central), que ha manifestado su disposición a aportar esa cantidad, pero bajo severas condiciones.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha advertido de que debe evitarse una financiación directa de los estados y recordado que ello esta prohibido por el Tratado de Maastricht al Banco Central Europeo (BCE).

La oposición alemana ha expresado su respaldo a Weidmann y exigido que el acuerdo de la cumbre sea sometido previamente el voto del Parlamento federal (Bundestag).

Junto a la participación de los socios de la UE, se pretende que participen en ese fondo otros contribuyentes del FMI, como EEUU, China y Rusia.

La conferencia telefónica de los ministros tiene como objetivo acelerar los preparativos del fondo permanente de rescate (MEDE).

Alemania es partidaria de un adelanto de la entrada en acción del MEDE, que ahora se prevé en julio de 2012, de manera que se combinaría durante un año con el Fondo Europeo de Estabilización Europea (FEEF).

El FEEF dispone de una capacidad de intervención de 250.000 millones de euros, si se descuentan los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, mientras que el MEDE mantendrá de momento un límite de 500.000 millones de euros en su dotación.

Se prevé que la conferencia se inicie a las 14.30 GMT y será la primera negociación que mantendrán los estados miembros tras la pasada cumbre de la UE, en la que todos los países de la Unión, menos el Reino Unido, acordaron reforzar la disciplina fiscal.