El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) expresó su disposición de apoyar a Suramérica en acciones para afrontar los eventuales efectos de la crisis internacional y para acometer proyectos de infraestructura de integración regional.

Así lo señaló el presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno, durante una corta visita que efectuó hoy a la sede de la Secretaría General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Quito.

Moreno se entrevistó con su compatriota María Emma Mejía, la secretaria general de la Unasur, y en una rueda de prensa conjunta explicó que "la mayor preocupación" entre los Gobiernos de Suramérica es el posible efecto que genere la crisis financiera que afecta a Europa y Estados Unidos.

Dijo que generalmente las crisis "toman mucho tiempo en resolverse" y que, por los montos que se manejan para intentar sortearla, podrían generar "tensión" en el flujo de liquidez en todo el mundo.

De todas manera, añadió Moreno, el BID sigue de cerca y evalúa permanentemente el desenvolvimiento de la crisis internacional y está dispuesto a ayudar a los Gobiernos suramericanos cuando lo requieran.

No obstante, destacó el hecho de que Suramérica ha alcanzado un buen desempeño económico, con una tasa de crecimiento promedio del 4 por ciento en 2011, pese a la crisis.

Explicó también que el crecimiento proyectado por la región supondrá "grandes demandas de energía", sobre todo para llevar adelante las obras de infraestructuras que buscan concretar la integración física.

Proyectos energéticos, de interconexión fluvial, un anillo regional de fibra óptica y el impulso del internet forman parte, entre otros, del plan decenal que Suramérica estudia llevar adelante.

Y es que para el presidente del BID, la región ha padecido de "enormes rezagos" en infraestructuras de integración y la mayoría de obras han conectado a la zona de norte a sur.

Pasar a una interconexión de este a oeste es también un desafío suramericano, añadió Moreno.

Ese plan decenal podría requerir inversiones por unos 14.000 millones de dólares, señaló por su parte Mejía, al informar de que en febrero próximo se efectuará una reunión de ministros suramericanos para "armar" la estrategia.

Además, en abril se celebrará en Sao Paulo (Brasil) un seminario para presentar la iniciativa al sector privado suramericano, con el fin de que también se inmiscuya en la puesta en marcha del plan regional de infraestructuras, agregó la secretaria general de Unasur.

Moreno señaló que el BID participará activamente en la ejecución de dicho plan, aunque precisó que este tipo de proyectos deben cumplir algunas fases que demandan algún tiempo, por lo que prefirió no precisar el monto con el que podría contribuir el organismo.

Sobre Ecuador, Moreno señaló que en 2011 el BID desembolsó al país unos 400 millones de dólares y dijo que se estima que el próximo año el monto sea igual.

Moreno se reunió también hoy con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y dijo que en esa conversación se repasó la cartera de créditos del organismo hacia el país.