La Corte Centroamericana de Justicia admitió el lunes una demanda contra Costa Rica presentada por dos organismos ambientalistas nicaragüenses que piden cese la construcción de una carretera costarricense paralela al río San Juan.

Los ambientalistas sostienen que esa construcción provocaría daños ecológicos al río.

El presidente de la CCJ, el hondureño Darío Lobo, dijo al Canal 15 de la televisión local que el gobierno de Costa Rica fue notificado sobre la demanda y que la Corte visitará la carretera de unos 130 kilómetros que es construida en territorio costarricense paralela al río de plena soberanía nicaragüense.

Lobo dijo que Costa Rica tiene 10 días para contestar "oponiéndose a los hechos o diciendo que los acepta". En caso de no contestar, la Corte "declararía en rebeldía al Estado costarricense", apuntó.

Los ambientalistas nicaragüenses e incluso algunos costerricenses se oponen a la construcción de la vía porque alegan causaría daños ecológicos irreversibles a la fuente de agua.

Los organismos ambientalistas demandantes son la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible y el Foro Nacional de Reciclaje.

Nicaragua y Costa Rica mantienen un diferendo en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, por un pequeño territorio conocido como Harbord Head, ubicado en la desembocadura del río en el Mar Caribe, sobre el cual el primero realizó trabajos de dragado para hacerlo navegable en todo su curso, pero el gobierno costarricense denunció ante la Corte que fue invadido su territorio.

Lobo dijo que la resolución que surja "es de cumplimiento obligatorio" por parte de Costa Rica, y "no amerita apelación ante ningún tribunal del mundo".

Agregó que Costa Rica no puede eludir la autoridad de la Corte pese a que no tiene representantes en la misma, porque junto con Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá firmaron y ratificaron el protocolo de reformas a la carta de la Organización de Estados Centromericanos (Odeca) "que creo la Corte Centroamericana".