El gobierno de Estados Unidos exhortó el lunes a Corea del Norte para que haga una transición pacífica y estable de su liderazgo tras la muerte del líder Kim Jong Il.

En sus primeras declaraciones públicas tras el deceso, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton dijo esperar que mejoren las relaciones del gobierno norteamericano con Corea del Norte.

Clinton dijo que Estados Unidos sigue tratando de mejorar su relaciones con el pueblo norcoreano a pesar de que la actual "situación en evolución" en la península coreana tras la noticia.

La máxima diplomática norteamericana habló en el Departamento de Estado tras recibir al ministro japonés de Relaciones Exteriores Koichiro Gemba.

Agregó que Estados Unidos y Japón tienen un interés común en el desarrollo de una transición estable en Corea del Norte así como una paz y estabilidad regional duradera.

Reconoció además que se mantuvieron en contacto con otros gobiernos que participan en las negociaciones hexapartitas sobre el programa nuclear de Corea del Norte.