Devotos de las religiones cristiana, judía y musulmana emprendieron vigilias de oración en diversas partes de Carolina del Sur, como parte de una campaña de rechazo a la nueva ley de inmigración del estado.

La Coalición Defensora de los Derechos de los Inmigrantes de Carolina del Sur dijo que las vigilias se realizaban el domingo en las ciudades de Columbia, Charleston, Greenville, Spartanburg y Hilton Head Island.

La nueva ley, que entrará en vigencia el 1 de enero, obliga a la Policía a que llame a autoridades federales si sospecha que alguna persona se encuentra sin permiso en el país.

La coalición dijo que desea llamar la atención a la audiencia del lunes en una corte federal en la que será impugnada la constitucionalidad de la nueva ley.

Según el grupo, la ley contraviene la práctica religiosa de dar la bienvenida a los recién llegados y amenaza con destruir las familias de los inmigrantes.

Otro organización llamada Consejo Cristiano de Acción de Carolina del Sur organizó marchas y reuniones de oración para el domingo en Columbia y para el lunes en Charleston.