La Armada uruguaya despachó un avión de patrullaje para verificar una situación de hostigamiento de un guardacostas argentino a un pesquero de bandera española, se informó oficialmente el domingo.

El capitán de fragata Sergio Bique, portavoz de esa fuerza, relató a The Associated Press que en la tarde del sábado el pesquero español "Villa Nores" reportó que mientras navegaba dentro de las siete millas jurisdiccionales uruguayas dirigiéndose hacia su zona de pesca en el Atlántico Sur fue interceptado por un navío de la armada argentina.

El guardacostas argentino lo interrogó sobre su destino y desde dónde había partido e intentó abordarlo. Ante la negativa del capitán español, el buque regresó a puerto en Uruguay.

El comandante de la Armada uruguaya Alberto Caramés dijo que el despacho del avión para acompañar al pesquero español era para "proteger su libre navegación y permitir que salga a altamar por aguas uruguayas".

Más tarde, el presidente José Mujica, en un encuentro con periodistas, dijo que los episodios de este tipo "son cosa de todos los días" y que la única diferencia es "que esta vez se enteraron".

La embajadora española en Uruguay, Aurora Díaz Rato, calificó la situación como "un error de las autoridades argentinas". "No tienen derecho, porque hay libre navegación por parte de barcos españoles en aguas internacionales", indicó.

El episodio reavivó la tensión política con Gran Bretaña que desencadenó la decisión de Mujica de prohibir que recalen en puertos uruguayos naves con banderas de las Islas Malvinas. Uruguay respalda a Argentina en su reclamo de soberanía del archipiélago en el Atlántico.

En 1982 Argentina intentó recuperar por la fuerza las islas, que los ingleses llaman Falklands, desatando una guerra que culminó con la rendición argentina poco más de dos meses después de su inicio.

La medida ordenada por Mujica causó el rechazo del gobierno inglés que ha reclamado explicaciones al gobierno uruguayo al tiempo que reivindicó su soberanía sobre las Malvinas.

El canciller uruguayo Luis Almagro dijo que posiblemente el miércoles reciba al embajador británico en Uruguay, Patrick Mullee.

Bique dijo que "la Armada debe garantizar que buques de terceras banderas tengan libertad de navegación" de "libre comercio" y que ese pesquero español había "cumplido con todos los requisitos".

El "Villa Nores" es uno de decenas de pesqueros extranjeros que recalan en el puerto de Montevideo para abastecimiento, recambio de personal y reparaciones, una actividad que deja al país unos 300 millones de dólares anuales.

"Todos los gobiernos civiles e incluso durante la dictadura militar, han acompañado a la Argentina en su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas. Aunque puede haber una posición relativa a embarcaciones de guerra que vayan hacia las Malvinas, muy distinto es que estemos perjudicando nuestros legítimos intereses de ser el puerto de los barcos pesqueros del Atlántico Sur", dijo el senador y ex presidente (1990-1995) Luis Lacalle del partido Nacional al diario El País.

Pedro Bordaberry, senador del partido Colorado, consideró "correcto" que se prohiba el ingreso a pesqueros con banderas de las Islas Malvinas pero advirtió que la medida debe "venir acompañada por el hecho de que sí se permita operar barcos de bandera británica".