El futuro del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) está tomando forma en un taller en el sur de Denver, donde los expertos compaginan el primero de más de 30 satélites anunciados como los más poderosos, confiables y versátiles.

La nueva generación de satélites — el llamado Bloque III — mejorará la precisión de los receptores de GPS militares y civiles a un margen de error de un metro (tres pies), en comparación con los actuales tres metros (10 pies), según la Oficina de Presupuesto del Congreso de Estados Unidos.

Bloque III también tendrá señales adicionales para uso civil para ofrecer mayor precisión y ampliar la disponibilidad del sistema a receptores civiles.

"Realmente es un gran salto", comentó el coronel Harold Martin, del Comando Espacial de la Fuerza Aérea. "Estas señales adicionales representarán un gran progreso".

Bloque III podría no ser un avance mayor que lo que fueron en su momento los satélites de la generación anterior, observó Glen Gibbons, editor de la publicación GNSS impresa y en línea, que rastrea los sistemas de GPS. "Pero estoy en condiciones de opinar que será un progreso sustancial", agregó, en un correo electrónico a The Associated Press.

GPS ha entrado en todo rincón de la vida civil y militar. Los agricultores lo usan para un trazado de precisión en sus cultivos y los bancos para registrar el momento y lulgar preciso de las transacciones. Ha hallado un uso extenso en transporte, armas guiadas, respuesta de emergencia y ayuda en casos de desastres.

Los satélites Bloque III, que empezarán a reemplazar los viejos satélites orbitales en 2014, ofrecen una nueva señal civil, adoptada internacionalmente, que también usarán los satélites de navegación de otros países.

Eso permitiría a los receptores civiles aprovechar el sistema de navegación europeo Galileo y otros.

"De pronto habrá 70, 80, 90 satélites en órbita" en comparación con 30 satélites operativos en el sistema estadounidense actual, indicó Gibbons en una entrevista.

Los receptores de GPS necesitan señales de por lo menos cuatro satélites para establecer su posición, de modo que si hay más satélites mejorará la precisión.

Los receptores militares también podrían usar la señal internacional, como también las otras señales civiles y las militares codificadas, dijo la Fuerza Aérea.

No está claro si un número suficiente de satélites transmitirán la señal internacional y las otras señales civiles nuevas de modo que se puedan usar. Por lo general hacen falta 18 satélites transmitiendo señales para iniciar la operación y 24 para alcanzar su capacidad total, dijo Gibbons.

Bloque III también ampliará la disponibilidad de dos nuevas señales militares codificadas que están siendo transmitidas desde unos pocos satélites. La Fuerza Aérea dice que tendrán más poder que las señales militares anteriores, lo que las hará menos vulnerable a los enemigos.

___

Siga a Dan Elliott por Twitter en: http://twitter.com/DanElliottAP