El presidente paquistaní Asif Alí Zardari regresó al país luego de pasar casi dos semanas en Dubai para recibir tratamiento médico, informó un alto funcionario del gobierno. El viaje había provocado rumores de que Zardari dejaría su cargo.

La llegada de Zardari ayudará probablemente a acallar la especulación sobre su futuro. Sin embargo, ningún funcionario ha dicho exactamente qué fue lo que le pasó al presidente y continúa bajo amenaza por un escándalo propiciado por un memorándum que ha molestado al ejército y que obligó al embajador paquistaní en Estados Unidos a presentar su renuncia.

Mansur Wassan dijo que Zardari llegó en avión a una base de la ciudad sureña de Karachi la mañana del lunes. Wassan es ministro de gobierno de la provincia de Sindh, donde Karachi es la capital.

Zardari viajó a Dubai el 6 de diciembre para recibir tratamiento médico, pero las autoridades nunca revelaron cuál era su dolencia. Un allegado dijo en privado que Zardari sufrió una "miniapoplejía".

El viaje del presidente provocó conjeturas acerca de que huía del país por la presión de las fuerzas armadas por su supuesta conexión con un memorándum secreto enviado a Washington en mayo en el que solicitaba la ayuda de Estados Unidos para evitar un supuesto golpe militar, a raíz de la incursión estadounidense que mató a Osama bin Laden. El ex embajador de Pakistán en aquel país, Husain Haqqani, fue acusado de planear el memorándum con el apoyo de Zardari.

Tanto Haqqani como el presidente han negado las acusaciones, pero el diplomático renunció al momento que iniciaba el escándalo. La corte suprema paquistaní tiene programada una audiencia sobre el escándalo del memorándum el lunes.