La minoría republicana en el Senado estadounidense ha accedido a desbloquear la votación para confirmar a la embajadora interina de EEUU en El Salvador, Mari Carmen Aponte, a cambio de una condena por parte del Gobierno de Barack Obama de los "ataques contra la democracia" supuestamente cometidos en las últimas elecciones en Nicaragua.

Según indicaron a Efe fuentes de la oficina del senador republicano de Florida Marco Rubio, el legislador y la administración llegaron esta semana a un acuerdo por el que el Departamento de Estado condenará esos supuestos abusos, lo que abrirá la vía finalmente a un voto de confirmación de Aponte.

Estadounidense de origen puertorriqueño, Aponte fue inicialmente propuesta por Obama en diciembre de 2009, pero su nominación fue bloqueada entonces por el senador republicano Jim DeMint en marzo de 2010.

La mayoría de los senadores republicanos, entre ellos DeMint y Marco Rubio, se opusieron a Aponte porque consideran que no han recibido suficiente información sobre su historial y sus presuntos vínculos con el espionaje cubano en la década de los noventa.

Para los demócratas, por el contrario, Aponte es víctima de "discriminación política" por parte de los republicanos, por su condición latina.

Pero según la oficina de Rubio, "el objetivo más importante (para el senador) es que (el gobierno de) Estados Unidos haga una declaración clara y contundente contra el ataque a la democracia en Nicaragua".

"La Administración está de acuerdo en hacerlo y esperamos que actúe", añadieron.

Las fuentes puntualizaron asimismo que el senador ha reunido los apoyos suficientes entre los republicanos para que la votación se lleve a cabo, una vez que la Administración cumpla lo acordado.

El comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó a Aponte en el cargo el pasado 29 de noviembre, pero ésta debe ser votada en el pleno de la Cámara alta.

Ante la negativa inicial republicana, Obama designó a Aponte para el puesto en medio del receso del Congreso en agosto de 2010, pero ese nombramiento interino vence a finales de este mes.

Licenciada en Ciencias Políticas, Aponte fue entre 2001 y 2004 directora ejecutiva de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA, por su sigla en inglés), y anteriormente ejerció la abogacía durante casi 20 años en bufetes de abogados del Distrito de Columbia, en Washington.