La Policía Federal de Brasil confiscó en las proximidades de la frontera con Paraguay 13,7 toneladas de marihuana que estaba camuflada en dos camiones, debajo de cargamentos de bancos de madera, informaron hoy medios locales.

La droga fue encontrada la noche del sábado cuando los camiones pasaron por un retén policial montado en una carretera secundaria a la altura del municipio de Caarapó, en el estado de Mato Grosso do Sul, a unos 100 kilómetros de la frontera con Paraguay.

Los conductores dijeron a las autoridades que recibieron el cargamento en la ciudad fronteriza de Coronel Sapucaia e iban a llevarlo hasta los estados de Sao Paulo y Minas Gerais, en el sureste de Brasil.

Los detenidos, que dijeron haber cobrado 2.500 reales (unos 1.350 dólares) por cabeza por el transporte, serán acusados de tráfico de drogas y se enfrentan a una posible condena de entre cinco y quince años de cárcel.

El retén forma parte de una operación especial de vigilancia en las fronteras brasileñas lanzado el pasado junio por el Gobierno brasileño y que ha implicado tanto a las Fuerzas Armadas como a la Policía Federal.

En los primeros seis meses de operaciones, las autoridades brasileñas han patrullado 11.600 kilómetros de fronteras y se han incautado de cerca de 116 toneladas de drogas, 597 armas de fuego, 8.000 kilogramos de explosivos, según el balance presentado esta semana por el Gobierno