La compañía aérea Iberia cancelará hoy más de un centenar de vuelos en la primera de las dos jornadas de huelga de pilotos convocadas por el sindicado Sepla en protesta por la creación de una filial de bajo coste.

La filial es Iberia Express, que se dedicará, desde marzo de 2012, a los vuelos de corto y medio radio.

Sepla-Iberia cree que la creación de esta compañía es ilegal, ya que vulnera el anexo 10 del convenio colectivo de los pilotos, que indica que no se puede segregar la actividad de la compañía y que establece que las operaciones en el aeropuerto de Madrid-Barajas tienen que ser realizadas por personal (tripulantes técnicos) de la aerolínea.

Según el Sepla, la creación de Iberia Express supondrá la desaparición de unos 5.000 puestos de trabajo, ya que la dirección de la compañía prevé "sacar 40 aviones para la filial".

El sindicato criticó a Iberia por no haber aceptado su propuesta de reunirse "todos los días, incluso el sábado y hoy domingo" para llegar a un acuerdo y desconvocar la huelga y criticó el rechazo de la empresa al plan propuesto por el colectivo para ahorrar costes y salarios si la nueva línea aérea se ubicara en el seno de la actual compañía.

Desde Iberia se asegura que no hay ninguna razón para la huelga de los pilotos, ya que, según su presidente, Antonio Vázquez, no se va a despedir a nadie ni se van a reducir salarios y la nueva filial creará 500 empleos.

Además, la aerolínea acusó a los pilotos de querer mandar en la compañía" y les recomendó que "vayan a los tribunales laborales a demandarlo", si creen que la nueva aerolínea es ilegal.

Iberia ha logrado "acoplar" en otros vuelos de la compañía o de otras 27 aerolíneas al 80 % de los pasajeros afectados por la cancelación hoy de 114 rutas, según la última información difundida en su página web.

La línea aérea también mantiene un convenio con la compañía ferroviaria Renfe y de autobuses Alsa para trasladar por tierra a viajeros afectados y ha reservado más de 9.000 habitaciones en hoteles de los alrededores del aeropuerto.

Tanto Iberia como la dirección del aeropuerto madrileño, donde la compañía tiene su base y opera unos 700 vuelos diarios, creen que los mayores problemas los sufrirán hoy los viajeros que lleguen en tránsito y que desconozcan la convocatoria del paro.

La dirección de Barajas pretende que los vuelos de Iberia operen hoy con la mayor fluidez posible y que los pasajeros tengan información sobre sus rutas.

El paro de hoy no afectará a los vuelos operados por Air Nostrum, Vueling, y códigos compartidos operados por otras compañías, y tampoco a las conexiones con los archipiélagos de Canarias y Baleares que están protegidas por los servicios mínimos.

Asimismo, ninguno de los vuelos con África está afectado y, en el largo radio, la huelga anulará el 17 % de los vuelos en rutas como Nueva York, Miami, México, Sao Paulo y Buenos Aires.