Israel planea construir más de un millar de nuevas viviendas en asentamientos judíos de Cisjordania y Jerusalén Este, según se desprende de un concurso público anunciado hoy por el Ministerio israelí de Construcción y Vivienda.

Según la página web del citado Ministerio, el Gobierno israelí tiene previsto construir 348 viviendas en el asentamiento ultra-ortodoxo de Beitar Ilit, en el distrito cisjordano de Belén.

Además otras 500 en Har Homá, al sur de Jerusalén y en territorio ocupado del distrito de Belén, y 180 en Givat Zeev, al noroeste de Jerusalén y próxima a la ciudad palestina Ramala.

Los concursos públicos para la construcción de esos edificios en territorio palestino ocupado forman parte de un paquete más amplio de 6.000 nuevas viviendas en otras poblaciones dentro del suelo reconocido de Israel, según los planes del Ministerio.

"Algunos países no estarán muy contentos con esto, pero no se sorprenderán", afirmó hoy el titular israelí de Construcción y Vivienda, Ariel Atías, del partido ortodoxo sefardí Shas, según recoge el medio electrónico "Ynet".

El ministro argumentó que "la decisión fue alcanzada el mes pasado después de que los palestinos fueran aceptados en la Unesco. La decisión correcta fue aliviar la escasez de vivienda destinada a parejas jóvenes en Israel, con énfasis en su capital, Jerusalén".

Por su parte, los palestinos han condenado con dureza este nuevo anuncio y exhortado a la comunidad internacional a responsabilizar a Israel de sus acciones.

"Llamamos al Cuarteto internacional, a EEUU, a la UE, Rusia y la ONU, a hacer a Israel responsable de sus acciones. Ha llegado el momento de romper el silencio sobre estas violaciones por parte del Gobierno israelí, que destruyen el proceso de paz y la solución de dos estados", declaró a Efe el negociador palestino, Saeb Erekat.

La campaña palestina para lograr el reconocimiento como miembro de pleno derecho en la ONU el pasado mes de septiembre fue rechazada por Israel que considera que la única vía para que se establezca un estado palestino debe producirse a través de las negociaciones directas, estancadas desde hace más de un año.

Tras el ingreso de Palestina como miembro pleno de la Unesco a finales de octubre, el Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, anunció que intensificaría la construcción de 2.000 viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este, territorios ocupados por Israel en 1967.

Israel ha aprobado la construcción de 4.000 nuevas unidades de vivienda en Jerusalén en los últimos 12 meses, el número más elevado desde al menos 2006, según la ONG israelí Paz Ahora.