La Prisión Estatal de Montana modificó su política de correspondencia postal para los internos después de que un recluso guatemalteco la acusara de discriminación por exigir que el correo que le fuera enviado estuvieran escrito sólo en inglés.

El recluso William Diaz-Wassmer dijo que las autoridades de la prisión le han retenido las cartas que le han enviado en español sus amigos y parientes.

La oficina en de Montana de la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU por sus iniciales en inglés) presentó en junio una demanda, según la cual, la política de la prisión infringía los derechos constitucionales de Díaz-Wassmer en cuanto a la libertad de expresión y la Protección Igualitaria.

Los fiscales estatales habían dicho con anterioridad que no existía discriminación en la política del correo en la cárcel de Deer Lodge.

Las cartas que llegan son sometidas a inspección por seguridad y protección, pero si están escritas en código o en un idioma que no comprenda el personal de la prisión son devueltas al remitente, de acuerdo con la política original de correspondencia de la cárcel.

Un empleado se había ofrecido de voluntario para revisar la correspondencia escrita en español, pero se jubiló en 2010, dijeron las autoridades de la prisión en documentos presentados ante la corte.

La prisión carece de los recursos para contratar un intérprete que pueda garantizar que las cartas escritas en otro idioma distinto al inglés no contengan confabulaciones ni amenazas, de acuerdo con las autoridades.

El 12 de diciembre, la prisión difundió la versión revisada de su política para atender la traducción de la correspondencia.

La nueva política establece que la entrega de la correspondencia que venga en un idioma extranjero "puede demorar 20 días laborales adicionales para facilitar la traducción y la revisión de los contenidos".

Si fracasan los intentos para traducir los textos antes de 20 días, la correspondencia será declarada inentregable, según la nueva política.

El día de la difusión de la nueva política, ambas partes en la demanda solicitaron al juez que les diera 45 días adicionales para alcanzar un arreglo.

El juez federal Keith Strong dio a los abogados plazo hasta el 24 de enero a fin de que presenten una moción para un arreglo o, en caso contrario, que prosigan con los preparativos para el inicio de un juicio.