Una fuga de petróleo de una plataforma operada por una firma japonesa podría afectar una región ambientalmente delicada de Río de Janeiro, dijeron las autoridades.

El derrame de 10.000 litros (2.600 galones) de crudo de la plataforma es mucho menos que los casi 3.000 barriles que escaparon en noviembre de un pozo de Chevron frente a la costa del estado de Río de Janeiro.

Sin embargo, el secretario del Medio Ambiente del estado, Carlos Minc, dijo a la red Globo TV que el hidrocarburo ha alcanzado una zona ambientalmente más delicada. El lugar es hábitat de tortugas, delfines y otra fauna.

Minc afirmó que podría imponerse una multa equivalente a 5,4 millones de dólares a la operadora de la plataforma, Modec, una proveedora de sistemas de producción flotantes con oficinas centrales en Tokio.