Andre Ward hizo valer el sábado su afirmación de que es el mejor peleador en las 168 libras al vencer a Carl Froch por decisión unánime con una combinación de velocidad y golpes de izquierda en la final del torneo Super Six en la división de los supermedios en Atlantic City.

Ward, un estadounidense medallista olímpico de oro, retuvo su fajín de la AMB y ganó el título supermedio del CMB en la pelea decisiva de un singular torneo que se prolongó durante dos años.

"Uno de los más firmes activos que tengo es mi mente. Mantuve la compostura, mantuve las cosas en orden. Y lo conseguimos", dijo Ward. "Espero que haya hecho un buen trabajo. Pero todavía podemos mejorar, aunque lo duden".

Ward (25-0, 13 nocáuts) marcó el ritmo desde el primer asalto con una serie de ganchos de izquierda que estremecieron al púgil inglés, que sin embargo nunca estuvo en situación de caer noqueado. Froch (28-2, 20 nocáuts) sólo pudo mostrar sus habilidades en la parte final del combate cuando tomó el control en el 10mo episodio.

"Quise encajar mis golpes, pero él se desplazaba y se zafaba. Es muy bueno en eso", reconoció Froch. "Y por eso tuve una mala noche".

Ward dominó el torneo de las 168 libras entre seis contendientes, que fue apoyado por la cadena Showtime.

Un juez le dio la pelea a Ward por 118-110 y los otros dos por 115-113.

"Quisimos pelear en corta y larga distancia, y lo conseguimos", dijo Ward. "Me sorprendí mucho de lo lento que era Froch".