Casi un millar de personas participaron hoy en una marcha silenciosa en recuerdo de las víctimas causadas el martes el martes en Lieja (este de Bélgica) por un hombre que abrió fuego indiscriminadamente en una céntrica plaza.

El punto de encuentro ha sido la plaza Saint Lambert, donde el atacante, Nordine Amrani, lanzó varias granadas y disparó contra los viandantes en plena hora punta, lo que ocasionó la muerte a 4 personas y heridas a otras 120, informa la agencia Belga.

Además, una mujer fue hallada muerta en el domicilio del atacante tras recibir al parecer un disparo en la cabeza la mañana de los hechos.

El homicida se suicidó tras cometer la matanza.

Los manifestantes, muchos de ellos vestidos de blanco y portando rosas blancas, recorrieron en silencio desde la plaza Saint James hasta el hospital Saint-Jospeh, donde murió la víctima más joven, un bebé de 17 meses.

Hoy ha sido enterrado el pequeño en una ceremonia privada a petición expresa de la familia.

La marcha, convocada por las redes sociales, se desarrolló sin incidentes y estuvo marcada por la emoción, informa el diario local La Meuse.

Otra manifestación de repulsa está convocada para el próximo martes, cuando se cumple una semana del múltiple crimen, en la que participarán representantes de las autoridades belgas como el primer ministro, Elio Di Rupo.