La actual embajadora estadounidense en El Salvador tendrá que abandonar su cargo a fin de mes y esperar hasta el año próximo para saber si finalmente podrá ser ratificada, después de que el Senado bloqueó esta semana su nombramiento debido a las reservas de legisladores republicanos.

El líder de la bancada mayoritaria en el Senado, el demócrata Harry Reid, aplazó hasta enero la decisión de convocar una posible segunda votación para ratificar a la puertorriqueña Mari Carmen Aponte, dijo a The Associated Press José Dante Parra, portavoz de Reid.

Parra señaló que igualmente fueron pospuestas hasta el año próximo las ratificaciones sobre otros dos nominados de la Casa Blanca para América Latina: Roberta Jacobson como subsecretaria de Estado para el hemisferio occidental y Adam Namm como embajador en Ecuador.

El senador republicano Jim DeMint bloqueó la nominación de Aponte al manifestar reservas sobre una relación sentimental que ella habría tenido con un presunto espía cubano y por un artículo de opinión que escribió recientemente a favor de los derechos de los gays en El Salvador.

Su copartidario Marco Rubio, quien votó contra ratificar a Aponte en protesta por lo que considera una política sin contundencia del gobierno estadounidense hacia Cuba y Nicaragua, envió una carta el sábado a la subsecretaria de Estado para asuntos políticos Wendy Sherman, a fin de notificarle su disposición de votar ahora a favor de ratificar a Aponte debido a "los esfuerzos de buena fe que usted ha hecho sobre mis preocupaciones a las fraudulentas elecciones recientes en Nicaragua".

Rubio fue el único republicano que se opuso a las tres nominaciones cuando fueron sometidas a votación en el comité de relaciones exteriores y amenazó con bloquear cualquier otra postulación relacionada con el Hemisferio Occidental hasta que el gobierno estadounidense adopte "medidas significativas".

Parra explicó que la oficina de Reid convocará a una segunda votación sobre la nominación de Aponte "solo cuando sepamos con nombre y apellido quiénes son los senadores republicanos, además de Rubio, que revertirían su voto a favor de Aponte. Hasta este momento no hemos recibido el nombre de siquiera un senador".

La ratificación de Aponte solo sería posible alcanzando una supermayoría de 60 votos para revertir el bloqueo del senador DeMint, tal como estipulan los reglamentos del Senado. La votación del lunes fue 49-37.

El portavoz Alex Burgos dijo a AP que Rubio "aseguró el apoyo de varios colegas republicanos para allanar el camino a su confirmación. Rubio ha dicho durante días a los líderes demócratas en el Senado que tiene asegurados votos republicanos suficientes y les advirtió que perderían el tiempo si no avanzaban" convocando a otra votación.

"El líder de la bancada mayoritaria no hizo nada", dijo Burgos refiriéndose a Reid.

Rubio es el principal republicano en el subcomité para el hemisferio occidental.

Aponte se ha desempeñado como embajadora en El Salvador desde que en agosto del 2010 el presidente Barack Obama la instalara mediante una polémica facultad aplicable durante el receso del Congreso, ocho meses después de haberla nominado. Debido a la modalidad de su nombramiento, solo podrá mantener su cargo hasta el 31 de diciembre.

Tras la negativa a ratificarla esta semana, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo en una declaración que la decisión constituía "un ejemplo más del tipo de postura y partidismo políticos que el pueblo americano está cansado de presenciar en Washington".

El senador demócrata Robert Menéndez acusó por su parte a los republicanos de retener la postulación de Aponte "con motivos poco transparentes" ya que el FBI no ha hallado información comprometedora pese haberla sometido a un examen minucioso en dos ocasiones. Menéndez y Rubio son los dos únicos miembros hispanos del Senado.

Representantes demócratas de origen hispano caracterizaron el voto de Rubio contra Aponte como una contradicción a la voluntad mayoritaria de una importante comunidad puertorriqueña afincada en el estado de Florida.

Según la misiva distribuida a periodistas por su despacho, Rubio dijo a Sherman que mantendrá su bloqueo a las nominaciones de Jacobson y Namm hasta que el Departamento de Estado investigue debidamente si un programa que autoriza a estadounidenses a viajar a Cuba para fortalecer la democracia también ha dado lugar indebidamente a viajes turísticos.

The Associated Press preguntó al Departamento de Estado en un correo electrónico en qué consiste el acuerdo que según Rubio existe sobre Nicaragua y cuáles medidas evalúan para satisfacer las denuncias de Rubio sobre los viajes a Cuba, sin obtener respuestas.

Jacobson ejerce interinamente la subsecretaría de Estado para el Hemisferio Occidental desde que su predecesor Arturo Valenzuela abandonó el cargo a mediados de año.

Namm espera incorporarse cuanto antes al frente de la embajada en Ecuador, ya que Quito y Washington expulsaron mutuamente a sus embajadores en abril luego de que Wikileaks hiciera públicos presuntos cables atribuidos a la entonces embajadora estadounidense, Heather Hodges, en los que señalaba que había corrupción generalizada en la policía ecuatoriana. Washington dio el mes pasado su beneplácito a la designación de la nueva embajadora Nathalie Cely.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como @luisalonsolugo