El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, llegó el sábado a la capital de Libia, con lo que se convierte en el primer jefe del Pentágono en pisar territorio libio.

La vista de Panetta sucede justo después de una guerra civil de ocho meses que derivó en el derrocamiento del mandatario Moamar Gadafi y dejó al país en un complicado camino hacia la democracia.

Naciones Unidas, Estados Unidos y Gran Bretaña anunciaron el viernes que levantarán las sanciones y descongelarán cerca de 80.000 millones de dólares en activos bloqueados durante el régimen de Gadafi.

Panetta se reunirá con integrantes del gobierno de transición y realizará una emotiva visita al lugar que, de acuerdo a los historiadores, es la tumba de 13 soldados estadounidenses muertos en 1804. Sus muertes fueron causadas por la explosión del buque estadounidense Intrepid, que navegaba por el puerto de Trípoli para destruir barcos piratas que habían capturado una fragata de Estados Unidos.