Un hombre acusado de rociar a una mujer con líquido inflamable y de lanzar un cóctel molotov contra ella en el ascensor dijo a la policía que le prendió fuego porque estaba enojado porque le debía 2.000 dólares, dijeron el domingo las autoridades.

Jerome Isaac fue arrestado el domingo bajo cargos de asesinato y de incendio provocado por la muerte de Deloris Gillespie, de 73 años.

Isaac, de 47 años, olía a gasolina cuando entró el sábado por la noche en una comisaría policial y confesó haber matado a Gillespie, dijo Paul Browne, portavoz del Departamento de Policía de Nueva York.

Gillespie fue emboscada en el elevador del edificio donde vive en Brooklyn el sábado por la tarde, dijo Browne. El sospechoso la había estado esperando cuando las puertas del elevador se abrieron en el quinto piso del edificio en Prospect Heights, dijo la policía.

"Es obvio que él sabía que (la mujer) se encontraba en el elevador", dijo Browne.

Luego de prenderle fuego a Gillespie, Isaac regresó a su departamento a dos cuadras de distancia e inició un incendio ahí, dijo Browne. Luego se escondió en el techo antes de entregarse a la policía, agregó Browne.

Isaac le dijo a la policía que Gillespie le debía 2.000 dólares por un trabajo que él había hecho para ella, explicó Browne.

El incidente ocurrió poco antes de las 16:00 horas locales (2100 GMT) del sábado y duró un minuto. Quedó grabado por dos cámaras de seguridad, una de ellas dentro del elevador.

La policía dio a conocer imágenes fijas del sospechoso el sábado por la noche, mostrándolo con una chaqueta negra, utilizando lo que parecían ser guantes quirúrgicos y una máscara blanca en lo alto de su cabeza como si fueran unos lentes oscuros. Se le ve sosteniendo lo que parece ser una lata con una boquilla y rocía mientras entra al elevador.

Jaime Holguín, gerente de desarrollo noticioso de The Associated Press y quien vive en el mismo piso que Gillespie, dijo que en compañía de su novia había tomado el elevador para salir a la calle poco antes del ataque. Aunque nada vieron en el suelo, notaron un olor extraño, como si alguien estuviera pintando.

Según Holguín, la Policía le dijo posteriormente que el atacante se encontraba ya en el edificio y quizá se escondió en otro piso cuando salieron del apartamento.

Dijo que el hombre en las fotografías dadas a conocer por la policía se parecía a uno que había vivido con Gillespie durante unos seis meses a finales del 2010.

"Parecía que mientras él estuvo aquí, como que le ayudaba con el departamento", dijo Holguín.

Holguín agregó que cuando él y su novia vieron las imágenes del sospechoso se sorprendieron.

Browne dijo que los videos muestran el momento en que el elevador se detiene en el quinto piso, donde Gillespie tenía su apartamento, cuando el atacante la rocía.

Gillespie, que llevaba en los brazos bolsas del supermercado, dio un giro de 180 grados e intentó agacharse para protegerse, pero el hombre la roció directamente en la cara y siguió haciéndolo de manera metódica y cuando ella dejó caer las bolsas, le roció los brazos. La mujer se refugió en el fondo del elevador.

En determinado momento, agregó Browne, el sospechoso sacó un encendedor del tipo usado para prender barbacoas, dio fuego a un trapo que salía del cuello de una botella y la usó para prender el líquido inflamable con el que había rociado a la mujer.

El atacante dio un paso atrás cuando la mujer cayó en el suelo del elevador, dijo Browne. Las imágenes muestran que el atacante lo pensó un poco antes de arrojar la botella en el elevador.

Browne no quiso conjeturar sobre el motivo del homicidio, pero aclaró que el atacante conocía a la víctima.

La Policía difundió foto del atacante el sábado por la noche.

Los vecinos alertaron a las autoridades que ocurrió un incendio en el edificio, sin saber que la mujer ardía viva en el elevador.

Los residente del edificio de apartamentos, de seis plantas, fueron evacuados el sábado por la noche durante horas.

El domingo Holguín dijo que el quinto piso era un desastre, ya que la puerta del elevador se había fundido y había una capa de agua en el suelo.

___

El periodista de The Associated Press Deepti Hajela contribuyó a este despacho desde Nueva York.