Museos en la Noche", actividad en la que prácticamente la totalidad de los museos públicos y privados de Uruguay abren sus puertas hasta la madrugada, inició hoy su séptima edición convertida en una "nueva tradición" orientada a promover el acceso de toda la ciudadanía a la cultura.

Más de cien instituciones de todo el país participan en esta edición de "Museos en la Noche", en la que se espera que se superen los más de 60.000 visitantes que tuvieron el año pasado atraídos por su exposiciones y por las actividades paralelas de todo tipo programadas especialmente para la ocasión.

Según explicó a Efe el director de Proyectos Culturales del Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay, Alejandro Gortázar, la idea detrás de esta iniciativa es cumplir con el objetivo de las políticas públicas del área en Uruguay y "ampliar el acceso y el disfrute de la cultura a la ciudadanía y favorecer su participación en la vida cultural".

"Cuando se inició el programa en 2005 se hizo solo con los museos estatales. Y eso fue creciendo. Hoy más de cien instituciones trabajan para esto, que se instaló como una nueva tradición en la que todos quieren participar y tienen toda la predisposición para incorporarse", dijo Gortázar.

En este sentido, el funcionario destacó la participación este año de varias galerías privadas de arte que abrirán sus puertas durante la noche y que constituirán "un atractivo más" a una madrugada plagada de actividades.

"Obviamente, lo primero que se encontrará el visitante es la colección de los museos abierta para ser vista, además de diferentes actividades culturales como música, artes escénicas, danza. Otros lugares tienen visitas guiadas, algunas orientadas especialmente para ciegos, por ejemplo. En resumen, se trata de mostrar el acervo y ampliar las posibilidades de visita", remató Gortázar.

Así, entre otras muchas posibilidades, el Centro de Actividades Subte, ubicado en la céntrica avenida 18 de julio de la capital uruguaya, programó la exhibición de su archivo fotográfico a través de una proyección al aire libre de sus imágenes, mientras que el Museo Nacional de Artes Visuales propuso el espectáculo teatral para niños "Queremos un carril bici".