El príncipe Guillermo de Inglaterra y su mujer Catalina, duques de Cambridge, no esquiarán este invierno, como hacen habitualmente, ya que no lo consideran adecuado en un momento de crisis económica, reveló hoy el Daily Telegraph.

Según un amigo de la pareja citado por el periódico, Guillermo y Catalina son conscientes de que no todo el mundo puede permitirse ir a esquiar y que hacerlo ellos "puede dar una imagen equivocada".

La pareja es muy aficionada a este deporte y precisamente su relación fue confirmada cuando los fotógrafos cazaron a Guillermo y Catalina esquiando en Kosters (Suiza) en 2004.

El año pasado, el príncipe Carlos, padre de Guillermo, decidió también no viajar a los Alpes para practicar el deporte de invierno después de que le aconsejaran que no daba una imagen adecuada en momentos de recesión económica.

Hace tres años, el heredero al trono también canceló sus vacaciones en la nieve para ayudar a rebajar las emisiones de carbono de sus numerosos viajes de avión, algo por lo que la familia real británica había sido criticada.