La estadounidense Lori Berenson, en libertad condicional tras ser condenada a 20 años de prisión en Perú por terrorismo, fue impedida ayer de salir de ese país por agentes de Migraciones, que no dieron trámite al permiso judicial obtenido para viajar a Estados Unidos, declaró hoy su abogado Aníbal Apari.

Berenson y su menor hijo planeaban viajar ayer a la ciudad de Nueva York para pasar la Navidad con sus padres, gracias a un permiso otorgado por el Poder Judicial para salir del país desde ayer hasta el 11 de enero.

Sin embargo, la excolaboradora del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) no logró pasar el control de Migraciones en el aeropuerto internacional "Jorge Chávez" porque seguía vigente el impedimento de salida del país, dijo Apari al portal del diario El Comercio.

"Ella mostró la resolución de la sala en donde se dispone el levantamiento del impedimento de salida del país y además informó que fuimos a las oficinas de la Policía Judicial, que tramita ese tema, y que ellos ya sabían desde el jueves sobre la resolución judicial, que ordenaba el levantamiento del impedimento de salida", relató el abogado y ex pareja de Berenson.

Según Apari, "han inventado el argumento de que falta un trámite", pero "no hay tal documento porque el levantamiento del impedimento de salida no lo dispone Migraciones sino el Poder Judicial, y este ya lo dispuso".

En tal sentido, el letrado declaró que procedería presentar un hábeas corpus "porque se ha violentado el derecho al libre tránsito" y además "hay un tema de desacato a una disposición judicial y por ende un tema de abuso de autoridad".

Apari dejó en manos del Ministerio del Interior, del cual depende la oficina de Migraciones, el corregir la "arbitrariedad" cometida contra Berenson para que pueda viajar a su país, pero reconoció que se trata de una decisión política.

En tanto, el procurador del Estado para casos de terrorismo Julio Galindo declaró al Canal N que "no hay ninguna forma de garantía" para que Berenson retorne a Perú cuando concluya el plazo otorgado por el Poder Judicial, decisión que él consideró un "pésimo precedente".

"Ella puede incumplir las reglas de conducta que le aplicaron cuando le otorgaron la libertad condicional, entre ella las reuniones con terroristas, coordinaciones y todo lo que pueda converger en acciones de este tipo", acotó.

Tras obtener la libertad condicional en 2010, después de cumplir 15 años de prisión, la justicia peruana determinó que Berenson estaba obligada a permanecer en el país por 5 años más, hasta culminar su condena por colaborar con el MRTA.

La estadounidense fue capturada en 1995 junto a otros miembros del MRTA y fue acusada de formar parte de un plan que contemplaba la toma armada del Congreso.