Un juez brasileño revocó el fallo que dictó hace casi tres meses y que suspendió la construcción de una masiva presa hidroeléctrica en la selva amazónica.

A finales de septiembre, el juez federal Carlos Eduardo Martins detuvo la construcción de la presa Belo Monte — de 11.000 millones de dólares y 11.000 megavatios de capacidad — alegando que dañaría las actividades de pesca en el río Xingu.

En su nuevo fallo, el juez explicó que la construcción podría continuar porque el consorcio Norte Energia, que está construyendo la presa, demostró que no se alteraría significativamente el hábitat natural de los peces ornamentales de la región. El fallo del juez fue publicado el viernes en el cibersitio de la corte.

El gobierno de Brasil dice que el proyecto es necesario para impulsar la economía del país.