El guatemalteco Mario Ponce Rodríguez, quien fue extraditado por Honduras a Estados Unidos, se declaró inocente de los cargos de tráfico de cocaína ante una corte federal de Miami.

Ponce había estado bajo custodia en Honduras desde su arresto en ese país en mayo. Su entrega a las autoridades estadounidenses forma parte de un intento por acabar con las rutas de narcotráfico en Centroamérica.

El guatemalteco está acusado de traficar cocaína sabiendo que podría terminar en Estados Unidos. Los cargos podrían acarrearle una sentencia de 10 años a cadena perpetua.

El fiscal federal de Miami Wifredo Ferrer dijo que los investigadores se están enfocando en interferir rutas centroamericanas que los capos colombianos de la droga utilizan para traficar hacia México y Estados Unidos.

El martes, siete hombres armados que viajaban en tres vehículos blindados intentaron liberar al guatemalteco, pero la policía los descubrió, arrestó y ahora son juzgados.

Los 15 magistrados de la Corte Suprema de Justicia hondureña ratificaron el fallo de un juez natural designado al efecto para analizar su caso.

La policía hondureña arrestó a Ponce en el aeropuerto internacional La Mesa del departamento norteño de San Pedro Sula en mayo de 2011 tras arribar en un helicóptero en el que las autoridades hallaron restos de cocaína.

Ponce, de 42 años, permaneció más de siete meses en prisión en Honduras, bajo estrictas medidas de seguridad por ser considerado uno de los lugartenientes del narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, uno de los hombres más buscados por las policías de su país y de Estados Unidos por ser líder del cártel de Sinaloa.

La fiscalía líder de Honduras encausó a Ponce por lavado de activos y tráfico de drogas.

El guatemalteco salió con dos compatriotas el 2 de mayo de la ciudad Guatemala hacia San Pedro Sulá.

Pero antes de llegar a su destino, de acuerdo al plan de vuelo, hizo dos escalas no autorizadas en su helicóptero en una provincia al oeste de Honduras y fronteriza con Guatemala. Los tres hombres fueron detenidos por las autoridades.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Héctor Mejía, dijo a The Associated Press que los individuos que intentaron liberar a Ponce el martes "portaban fusiles de asalto AK-47, granadas de alto alcance y máscaras antigas e iban a la prisión. Su objetivo era sacar a Ponce de la cárcel y dejarlo libre en Guatemala".

El grupo fue arrestado en la carretera a la cárcel de Amarate, donde estaba Ponce.