La FIFA amenazó el sábado con suspender a Suiza del fútbol mundial si su federación nacional no castiga al club Sion en un plazo de un mes.

Si se cumple con la suspensión, el equipo Basilea no podría jugar contra Bayern Munich en los octavos de final de la Liga de Campeones, cuyo partido de ida se disputará el 22 de febrero en Suiza.

Basilea superó la fase de grupos de la Champions por encima de Manchester United, que probablemente recibiría el puesto del club suizo.

La asociación suiza de fútbol tiene otro incentivo para cumplir con la orden de la FIFA, ya que su selección tiene programado un amistoso contra Argentina el 29 de febrero en Berna.

Los líderes del fútbol suizo, incluyendo el vicepresidente del Basilea, Bernhard Heusler, se reunieron el sábado para analizar la orden de la FIFA, que exigió que se borren la mayoría de los resultados del Sion esta temporada a más tardar el 13 de enero.

"Estamos desilusionados, pero, en todo caso, haremos lo que sea necesario para resolver esta situación", comentó el presidente de la asociación suiza, Peter Gillieron.

Los dirigentes suizos se reunirán la próxima semana con los abogados de la FIFA para aclarar lo que el organismo rector quiere de ellos.

Sion ha violado el reglamento de la FIFA en una saga legal que comenzó en 2009, cuando la FIFA le prohibió realizar transferencias durante un año al violar las reglas con el fichaje del portero Essam El-Hadary.

El sábado, la FIFA criticó "la actitud del club por tratar repetidamente de darle la vuelta a esta decisión por la vía legal".

Sion mantuvo un largo pleito legal contra la UEFA, que lo expulsó en septiembre de la Liga Europa por utilizar jugadores que fueron fichados durante el período en el que no podía realizar transferencias.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo confirmó el jueves el derecho de la UEFA de expulsar a Sion de la competencia.

Sion rehusó aceptar la derrota y anunció que apelaría ante la corte suprema de Suiza.