EL Senado de Estados Unidos aprobó hoy un proyecto de ley bipartidista por valor de un billón de dólares que evita el cierre del Gobierno federal por falta de fondos, tras una prolongada lucha entre demócratas y republicanos.

Con 67 votos a favor y 32 en contra, los senadores aprobaron hoy el principio de acuerdo alcanzado en la noche del jueves para financiar la mayoría de las agencias de la burocracia federal en lo que resta del año fiscal 2012 (que abarca de principios de octubre a finales de septiembre) y cuyos fondos se agotaban la pasada medianoche.

El proyecto de ley presupuestaria reduce los presupuestos para la mayoría de las agencias federales, con la excepción del Pentágono.

El acuerdo presupuestario fue posible sólo después de que los republicanos retiraran su exigencia de revertir la flexibilización de viajes y remesas de los cubanoamericanos a la isla, ordenada por el presidente Barack Obama a principios de este año.

Los demócratas también cedieron respecto a nuevas normas para la fabricación de bombillas de luz más eficientes.

La luz verde del Senado al presupuesto se une a la aprobación del acuerdo de mínimos para prorrogar el recorte a las retenciones salariales durante dos meses, que caducaban a final de año.

La medida, en espera de aprobación de la Cámara la próxima semana, contiene una disposición en la que los republicanos exigen a la Casa Blanca la aprobación de la construcción de un oleoducto de Canadá al Golfo de México, que promete miles de puestos de trabajo.

Obama se ha opuesto en repetidas ocasiones a que los recortes de impuestos estén condicionados a la rápida aprobación del proyecto del oleoducto Keystone XL entre Canadá y Texas, ya que se debe revisar el impacto medioambiental del proyecto.

El mandatario estadounidense anunció recientemente que pospondría su decisión final sobre el oleoducto, que crearía miles de empleos durante su construcción, hasta después de las elecciones de noviembre de 2012.