El excandidato presidencial republicano Herman Cain ahora aspira a ser el próximo secretario de Defensa de EEUU si gana un republicano la presidencia en 2012, según recoge hoy la prensa local.

El pasado 3 de diciembre, Cain anunció que se retiraba de la contienda electoral para la presidencia, tras hacer frente a acusaciones de acoso sexual cuando fue presidente de la Asociación Nacional de Restaurantes, y la revelación de una supuesta infidelidad matrimonial con otra mujer durante 13 años.

Pero, en un programa de la cadena televisiva ABC, difundido la noche del jueves, Cain acarició la idea de convertirse en secretario de Defensa si gana la presidencia alguno de los candidatos republicanos en liza.

Cain consideró que él sería un buen candidato para jefe del Pentágono porque, explicó, quiere contribuir a la reconstrucción de las Fuerzas Armadas de EEUU.

"Si pudiese influir en la reconstrucción de nuestras Fuerzas Armadas en la forma que debe ser, esa sería una tarea que yo sopesaría", matizó Cain.

En el programa, titulado "Las diez personas más fascinantes", la célebre periodista Barbara Walters se mostró extrañada por el interés de Cain en esa cartera, teniendo en cuenta las recientes pifias del excandidato en el área de política exterior, en particular en lo referente a Libia.

"He estado haciendo mi tarea desde aquella dificultad", explicó Cain con una sonrisa.

Walters ha sido criticada por la conducción de la entrevista, porque algunos consideran que hizo preguntas suaves y no dio el debido seguimiento a los interrogantes sobre el escándalo sexual que obligó a Cain a abandonar la contienda.

Al respecto, Cain reiteró su postura de que, de cara a la opinión pública, no recibió un trato justo.

"Las acusaciones eran falsas, pero continuaron repitiéndose aún cuando no eran ciertas", se quejó Cain.

Preguntado por Walters sobre si el escrutinio de su candidatura se debió a su raza, Cain, de raza negra, contestó: "Sí. Porque creo que los demócratas no quieren que un negro exitoso, educado y optimista se enfrente al presidente Obama".

"No es algo que pueda probar, pero es lo que creo", afirmó Cain.