Luego de una de las mejores temporadas en la historia del tenis, Novak Djokovic festejó sus éxitos con una copa de vino.

"En realidad, fue más de una", dijo un sonriente Djokovic el sábado. "No me fue bien al día siguiente, pero no tenía que practicar, así que tenía una buena excusa".

El serbio ganó 70 de sus 76 partidos en 2011, incluyendo tres títulos de Grand Slam y otros siete torneos, y se apoderó del primer puesto del ranking mundial.

También superó a Rafael Nadal en seis finales y fijó un récord de la ATP al conquistar premios por 12,6 millones de dólares.

Luego de festejar a lo grande y descansar durante dos semanas, el tenista de 24 años afirmó que quiere repetir sus resultados en 2012.

"¿Por qué no? Creo que hay que ser optimista", le dijo a periodistas en los Emiratos Arabes Unidos, donde jugará un torneo de exhibición a partir del 29 de diciembre en Abu Dabi.

"Tengo que creer en mi calidad y mi habilidad. Tengo que creer que puedo repetir este año. Por supuesto que será un reto increíble y muy difícil, pero nunca se sabe. No hay nada imposible".

Como era de esperarse, Djokovic dijo que no cambiará sus preparativos, incluyendo una dieta libre de gluten que considera vital en su desempeño.

"Voy a mantener el mismo régimen, y mi dieta y la forma de practicar", señaló. "No voy a cambiar nada".

Djokovic afirmó que más allá del aspecto físico, el mayor cambio en su juego fue la parte mental.

"Al comienzo de una carrera no tienes la misma fortaleza mental", indicó el serbio. "Hay que desarrollarla. Hay que trabajar, hay que ser paciente. Necesité cuatro, cinco años en el circuito profesional para entenderme, para perfeccionar mi juego lo más posible y para tener la experiencia mental y la confianza suficientes para saber que puedo ganar majors".

Djokovic comenzará sus preparativos para la nueva temporada en un torneo de exhibición de dos días en Abu Dabi, en el que también participarán Nadal y Roger Federer.