La Dirección General de Centros Penales (DGCP) decretó hoy el "estado de emergencia" en el Centro Penal de Chalantenango, ubicado al norte de San Salvador, debido a que en la noche del viernes se encontraron tres reclusos asesinados.

"Se ha decretado estado de emergencia por diez días en el penal por el asesinato de tres reos, eso implica suspensión de las visitas y otra serie de actividades", indicó a Efe el subdirector de Centros Penales, Nelson Rauda.

Indicó que los tres reclusos, cuya identidad no fue suministrada, fueron encontrados muertos anoche al interior del sector ocho y uno, y que dos fueron asesinados con armas corto punzantes y el otro fue "estrangulado", precisó.

En lo que va de año ya son nueve los reclusos asesinados al interior de las cárceles salvadoreñas, presuntamente por rencillas entre las principales pandillas que operan en el país, Mara Salvatrucha y la 18.

Rauda descartó que la DGCP esté perdiendo el control, ya que sólo se trata de pleitos entre pandillas.

"De ninguna manera (se ha perdido el control), como pasa en todas las cárceles del mundo siempre hay situaciones que uno no lo puede evitar", indicó.

"Son situaciones de la pandilla y los han decidido purgar porque quebrantan los códigos de las pandillas", agregó.

Este es uno más de los incidentes que suelen producirse en las cárceles salvadoreñas.

El jueves pasado al menos 20 reclusas resultaron heridas al protagonizar una pelea en la Cárcel de Mujeres, ubicada nueve kilómetros al este de la capital salvadoreña.

Mientras que el 28 de noviembre pasado un recluso murió y 11 resultaron heridos durante una reyerta en el presidio de San Vicente, en la zona central de El Salvador.

Entre el 19 y el 20 de noviembre, cuatro reos fueron asesinados en el centro penal de Quezaltepeque (noroeste) y uno en el de Chalatenango (norte), como parte de una "limpieza interna" entre pandilleros presos, según las autoridades.

Las 21 cárceles salvadoreñas albergan más de 24.000 presos, cuando su capacidad real es de 8.300, según datos oficiales.