Desde la madrugada del sábado giran en el espacio un satélite chileno de comunicaciones puesto en órbita por un cohete ruso, informaron las autoridades.

El satélite FASat-Charlie fue lanzado desde una base situada en la Guyana Francesa.

La fuerza aérea informó en un comunicado que la separación a las 02.29 (0629 GMT) del FASat-Charlie del cohete Soyuz "ha sido exitosa".

El lanzamiento del satélite chileno, que tendrá por misión entregar información de carácter civil y también de seguridad, fue seguido desde el centro de control de la fuerza aérea en esta capital por el presidente Sebastián Piñera y su ministro de Defensa, Andrés Allamand.

Piñera comentó a la prensa que el satélite "representa un gran salto adelante para nuestro país en lo que es la tecnología espacial".

El satélite quedó en su órbita tres horas 26 minutos después del despegue desde el centro de lanzamiento en Kourou, en la Guyana Francesa. Inicialmente su lanzamiento estaba previsto para febrero de 2010, pero la construcción del centro de Kourou demoró y sólo pudo efectuarse las últimas horas del viernes.

El satélite de 130 kilos y de un costo de 75 millones de dólares fue construido por el consorcio europeo EADS Astrium, pero puesto en órbita por la agencia espacial rusa. Es el tercer intento de mantener un satélite de comunicaciones desde 1995, cuando el primer experimento fracasó al no lograr desprenderse el satélite del cohete. En 1998 fue puesto en órbita el segundo satélite, que por tres años entregó información hasta terminar su vida útil.

El comandante en jefe de la fuerza aérea, general Jorge Rojas, señaló que el satélite "nos permitirá tener el desarrollo espacial que Chile necesita para generar los niveles de disuasión que la política exterior requiere en su manejo".

La fuerza aérea confirmó el mediodía del sábado que tal como estaba previsto el satélite se conectó por primera vez con el centro de control instalado en la base aérea de El Bosque, en un suburbio de Santiago.

La institución señaló en un comunicado que "la puesta en órbita del primer satélite chileno, netamente operacional, ha sido todo un éxito".