Bolivia superó la meta de erradicación de cultivos de coca ilegales y el presidente Evo Morales anunció el sábado una campaña para dotar de tecnología a la fuerza antidrogas.

El comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), Williams Kalimán, indicó que en 2011 se decomisaron 33,3 toneladas de cocaína, 382 toneladas de marihuana y la erradicación de cultivos ilegales de coca llegó a 10.509 hectáreas, al entregar un informe a Morales en la localidad de Chimoré, al centro de Bolivia.

La ley antidrogas actual establece que la erradicación debe tener una "meta anual de 8.000 hectáreas anuales".

En Bolivia existen unas 31.000 hectáreas dedicada al cultivo de coca, de las cuales 12.000 son legales y están destinadas a usos tradicionales. El resto se desvía a la cocaína de la que el país es tercer productor mundial después de Colombia y Perú.

Morales felicitó el esfuerzo de los militares y reconoció que los narcotraficantes están mejor equipados, lo que dificulta la lucha antidrogas.

"Estamos empezando una campaña, decir al embajador de la Unión Europea y a todos los embajadores en Bolivia, a los organismos internacionales como Naciones Unidas u otras instituciones y otros países que participen en esta lucha y nos doten de tecnología", agregó Morales.

El mandatario pidió días atrás ocho helicópteros a la Unión Europea.

La agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, según sus siglas en inglés) retiró sus helicópteros con los que apoyaba a Bolivia luego de que Morales la expulsó a fines de 2008 por sospechas de espionaje a su gobierno. También hizo lo propio con el embajador estadounidense Philip Goldberg, a quien acusó de confabulación.

El gobernante boliviano forjó su carrera política como defensor de la coca.

La hoja de coca es la materia prima para la fabricación de cocaína pero en su estado natural no es un estupefaciente. Los indígenas y cada vez más sectores de la población boliviana mastican las hojas secas de la planta o preparan infusiones para contrarrestar los efectos de la altura en las cumbres andinas o con otros fines medicinales y alimenticios. También es utilizada en rituales con fines místicos.