La operadora de telecomunicaciones Verizon anunció hoy la compra de licencias inalámbricas de Cox Communications, la tercera mayor compañía de televisión por cable de Estados Unidos, en una operación valorada en 315 millones de dólares.

La venta afecta a licencias que cubren una zona con alrededor de 28 millones de usuarios, un espectro móvil que Cox tuvo la intención de usar en algún momento, pero desistió en sus esfuerzos a principios de este año ante su incapacidad de competir con las grandes firmas telefónicas del país.

La operación, que necesita ser aprobada ahora por las autoridades reguladoras de Estados Unidos, también contiene un acuerdo por el que Cox, con sede en Atlanta (Georgia) y con alrededor de 6 millones de clientes, se compromete a ofrecer los servicios telefónicos de Verizon en sus comercios.

Cox cuenta con otro tipo de licencias inalámbricas todavía activas y que no ha incluido en la operación de venta a Verizon anunciada este viernes.

El acuerdo alcanzado entre ambas firmas es similar a los que Verizon ha rubricado con otras compañías de televisión por cable, como Comcast, Times Warner Cable y Bright House Network, y por los que la operadora de telecomunicaciones se comprometió a pagar 3.600 millones de dólares por unas licencias que alcanzan a 259 millones de personas en Estados Unidos.

Poco antes del cierre de la sesión regular en la Bolsa de Nueva York, las acciones de Verizon, uno de los componentes del índice Dow Jones de Industriales, subían el 0,52 % y se situaban en 38,62 dólares cada una, con lo que acumulan un avance del 7,97 % en lo que va de año.