Una sonda espacial rusa que se dirigía a una de las lunas de Marte se estrellará en enero contra la Tierra — en cuya órbita quedó atrapada_, pero el combustible tóxico y material radiactivo que lleva no suponen peligro alguno de contaminación, dijo el viernes la agencia espacial rusa.

Entre 20 y 30 fragmentos del aparato con un peso total de 200 kilogramos (440 libras) sobrevivirán a la violenta caída y quedarán diseminados sobre la superficie de la Tierra, advirtió Roscosmos en un comunicado.

La agencia dijo que la sonda no tripulada Fobos-Suelo se precipitará hacia la Tierra entre el 6 y el 19 de enero, y sólo días antes se podrá calcular dónde caerán los fragmentos.

La agencia afirmó que por ahora sólo puede decir que los fragmentos caerán en una amplia franja entre los 51,4 grados norte a 51,4 grados sur, que abarca en su mayor parte superficie terrestre.

Aunque la agencia perdió contacto con la sonda tras el lanzamiento de ésta el 9 de noviembre, fue la primera vez que reconoce que la nave — que tuvo un coste equivalente a 170 millones de dólares — se ha perdido y se estrellará contra la Tierra.

Desde su lanzamiento en noviembre, los ingenieros en Rusia y la Agencia Espacial Europea habían intentado infructuosamente reactivar la impulsión de la sonda para que no quedara atrapada en la órbita terrestre y se dirigiera a su destino.

La sonda Fobos-Suelo pesa 13,2 toneladas métricas (14,6 toneladas), que incluye 11 toneladas métricas (12 toneladas) de combustible altamente tóxico. Expertos advirtieron que si el combustible se ha congelado, parte podría no destruirse al reingreso en la atmósfera y representar una amenaza grave si cae sobre zonas pobladas.

Sin embargo, Roscosmos dijo que tiene la seguridad de que todo el combustible se incendiará al reingreso a unos 100 kilómetros (330.000 pies) de altura de la Tierra y no representará peligro alguno.

Según Roscosmos, 10 kilogramos (22 libras) de cobalto-57, un metal radiactivo contenido en uno de los instrumentos de la nave, tampoco representa peligro de contaminación nuclear.

La sonda Fobos-Suelo era la primera misión interplanetaria de Rusia desde que fracasó en 1996 en su intento por enviar un explorador robot a Marte debido a que el aparato se estrelló poco después del lanzamiento a causa de una falla en un motor.

Marte tiene dos lunas, Fobos y Deimos, y la sonda más reciente tenía como misión tomar muestras del suelo de Fobos.