SAN FRANCISCO - Barry Bonds permanecerá libre mientras apela su sentencia por presentar un testimonio engañoso ante un jurado de investigación.

Una juez federal sentenció al rey de jonrones de Grandes Ligas a 30 días de arresto domiciliario, dos años de libertad condicional y 250 horas de servicio comunitario. Luego postergó la aplicación del castigo mientras se dilucida el proceso de apelación que podría demorar más de un año.

La juez Susan Illston tambien le impuso a Bonds una multa de 4.000 dólares tras ser hallado culpable de obstruir la justicia con su testimonio ante el jurado de investigación hace más de ocho años.

La fiscalía quería que el retirado pelotero pasara 15 meses en prisión.