El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, entregó hoy en la región de Urabá (noroeste) un pueblo construido para familias indígenas desplazadas por la violencia y señaló que esta acción constituye "una forma de sanar heridas".

Se trata de la aldea Jaikerazabi, que en castellano quiere decir "lugar donde la vida crece con el perfume de las flores", erigido para la etnia embera katío en zona rural del municipio de Mutatá, en el departamento de Antioquia y dentro de la región de Urabá, hasta hace pocos años una zona muy convulsionada por la presencia de grupos armados ilegales.

En ese sentido, Santos recordó que Urabá "ha sido, tal vez, de los sitios donde la violencia ha hecho más estragos y, por eso, todo hecho de reconciliación, todo hecho que signifique sanar heridas y el retorno de las poblaciones desplazadas a sus lugares de origen es una forma de sanar heridas".

Resaltó que su Gobierno otorga "una gran importancia" al hecho que "familias indígenas desplazadas por la violencia (...) retornan y tienen la posibilidad de vivir dignamente".

En Jaikerazabi, señaló también el mandatario, se ha seguido el ejemplo de construcción o reconstrucción de aldeas como se hizo en la Sierra Nevada de Santa Marta (norte) para el retorno de aborígenes desplazados en las últimas décadas por distintos actores armados.

Y remarcó que a partir del 1 de enero la Ley de Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras "va a ser tan importante" porque hay "que seguir en el país es ir sanando heridas y dialogando y tratado de concertar las mejores decisiones".

Esa ley se implementará a partir del 2012 y con ella el Gobierno promete indemnizar a cuatro millones de víctimas y restituir 2,2 millones de hectáreas usurpadas a los campesinos en el marco del conflicto armado interno.

El jueves el Departamento para la Prosperidad Social (DPS), que coordinó y concertó el proceso de construcción del poblado, señaló que el caserío consta de 84 tambos (bohíos) y cuenta con acueducto, alcantarillado, electrificación y centro de salud.

También dispone de una casa de gobierno, un restaurante turístico, una tienda artesanal, una casa comunitaria y un modulo educativo.

Jaikerazabi albergará una comunidad de unos 450 embera katíos y para su construcción fueron invertidos 4.824 millones de pesos (cerca de 2,5 millones de dólares).

La aldea de Jaikerazabi está ubicada en la Serranía de Abibe, y está incluida en la "zona de amortiguación" del Parque Nacional de Paramillo.