Los precios al consumidor no registraron variación en noviembre, señal de que la inflación disminuyó.

Los precios de combustibles cayeron por segundo mes consecutivo, compensando los aumentos en alimentos, vestimenta y salud.

La baja de la inflación significó un alivio para los consumidores, afectados meses atrás por fuertes aumentos del gas y los alimentos. Al mismo tiempo, le da a la Reserva Federal un margen de maniobra para estimular la economía sin alimentar la inflación.

El índice de precios al consumidor no registró variación en noviembre, comparado con una baja de 0,1% en octubre, informó el Departamento de Trabajo.

Los precios básicos, que excluyen alimentos y combustibles, aumentaron 0,2%.

En los 12 meses que finalizaron en noviembre, los precios aumentaron 3,4%, comparado con la tasa de 3,5% en octubre.

Los precios básicos aumentaron 2,2% en los últimos 12 meses, el mayor aumento en tres años, impulsados por la indumentaria y la renta de viviendas.