El precandidato y exalcalde opositor venezolano Leopoldo López se reunirá hoy en Bogotá con el expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) para dialogar sobre seguridad y defensa, dijeron fuentes de su partido.

"Me voy a reunir con el presidente Uribe y buscaremos nutrirnos de todas las experiencias positivas que nos pueda dar en materia de seguridad ciudadana, de las decisiones que hay que tomar", dijo López al canal privado Globovisión desde Colombia.

López, quien se medirá con otros cinco candidatos en las elecciones primarias convocadas por la oposición para el próximo 12 de febrero, ha enfocado su campaña preelectoral en el tema de la seguridad y ha anunciado un plan llamado "Venezuela territorio seguro" que dará a conocer el próximo lunes.

Al ser consultado acerca de la posibilidad de que el acercamiento con Uribe pueda afectar la futura relación con el actual presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en el escenario de que se convierta en mandatario, López aseguró que este encuentro responde "a otra dinámica".

"Lo que si puedo decir es que nosotros vamos a buscar a los mejores, vamos a buscar a los que han tenido éxito y es indudable que el presidente Uribe ha tenido éxito en materia de seguridad, eso nadie se lo puede negar", apuntó el precandidato.

En la reunión también estará presente el alcalde del municipio caraqueño de Chacao, Emilio Grateron, "quien está muy interesado en combatir el tema del secuestro" y también espera recibir recomendaciones por parte de Uribe, dijo a Efe una fuente cercana al precandidato más temprano.

No precisó de quién fue la idea de este encuentro con el exmandatario y aseguró que "ha habido interés mutuo".

La cita pudiera no ser la única que se dé entre López y Uribe antes de las elecciones primarias, pues "dependiendo de lo que discutan" el expresidente pudiera viajar a Venezuela invitado por la alcaldía de Chacao, sostuvo la fuente.

López, elegido dos veces alcalde del municipio capitalino de Chacao (2000-2008), fue inhabilitado por la Contraloría venezolana en agosto de 2008 por dos casos de presunto mal uso de los recursos durante su gestión.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) condenó a mediados de septiembre pasado al Estado venezolano por violar el derecho de López a ser elegido para un cargo público, y ordenó al Consejo Nacional Electoral (CNE) que lo habilite para participar en los próximos sufragios.

Un mes después, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) decidió desestimar la habilitación de López para ejercer cargo público que exigía la CorteIDH, aunque sin cerrarle las puertas para que concurra a los comicios presidenciales de 2012.

En ese entonces, la Sala Constitucional declaró "inejecutable" el fallo de la CorteIDH, que obliga a suspender la inhabilitación administrativa de López para ejercer cargo público, con el argumento de que no se pueden anular las decisiones de la Contraloría.